Tren descarrilado en Olavarría: la empresa concesionaria de las vías intenta culpar al maquinista

Ferro Expreso Pampeano publicó un comunicado respecto a los motivos del descarrilamiento ocurrido el pasado 8 de marzo en las afueras de Olavarría. En base a un estudio preliminar, la empresa que tiene la concesión de las vías desligó responsabilidades y habló de un “exceso de velocidad”, cargando de este modo sobre el maquinista.

“En principio entendemos que no hay evidencia de que el origen y/o causa del descarrilo haya sido una falla en la infraestructura”, dice el comunicado de Ferro Expreso Pampeano a cargo de la concesión de las vías desde Olavarría a Bahía Blanca.

“Contrariamente a ello, las evidencias recolectadas hasta la fecha indican preliminarmente que el descarrilo habría tenido su causa en la concurrencia de varios factores ajenos a las vías, entre los cuales se destacan el exceso de velocidad y la falta de amortiguadores de movimiento de lazo”, apuntó la empresa.

Y agregó: “Estos factores podrían haber provocado el montaje de uno de los coches sobre la vía, lo que terminó con el descarrilamiento de la formación”.

Sin embargo, días atrás, el juez federal de Azul, Gabriel Di Giulio, quien mantiene una suspensión cautelar del servicio de pasajeros en el ramal Constitución – Bahía Blanca, presentó un escrito con serios interrogantes sobre el mantenimiento de la infraestructura ferroviaria por parte de las empresas a cargo de las concesiones.

En el informe del magistrado, se mencionan “posibles problemas en la infraestructura ferroviaria” en base a las conclusiones preliminares de las pericias e inspecciones oculares realizadas por la Policía Científica.

Entre ellas, enumera “la existencia de durmientes en mal estado (astillado, quebrado y putrefacto) y clavos de fijación/sujeción libres y/o faltantes” aunque reconoció que ello “no significa necesariamente que esa fue la causa del siniestro”.

 

La privatización fracasó y se vencen las concesiones

Las líneas de carga Sarmiento, Mitre y Roca están concesionados desde hace más de 30 años, durante los cuales las empresas a cargo mostraron una evidente falta de inversiones para mantener las vías en buen estado.

La concesión de Ferro Expreso Pampeano venció el 31 de octubre 2021, mientras que en el caso de Nuevo Central Argentino lo hará en diciembre 2022 y para Ferrosur Roca será el 10 de marzo 2023.

El año pasado el gobierno nacional anunció la decisión de no prorrogar las concesiones, de modo tal que las operaciones cargueras quedarían bajo la empresa Trenes Argentinos Cargas, mientras que la administración de la infraestructura ferroviaria y de la totalidad de los bienes estará a cargo de Trenes Argentinos Infraestructura.

Sin embargo, todavía no se conoció un esquema certero sobre cómo se producirá este traspaso y el cambio del sistema que pretende avanzar hacia un “modelo de uso abierto con participación público- privada”. A Ferro Expreso Pampeano le dieron una prórroga de un año para que todos los vencimientos se produzcan en simultáneo.

En esta modalidad de “vías abiertas”, sería el Estado el que asegure la infraestructura de las vías y, por intermedio de peajes, las operadoras podrán utilizar el transporte de cargas en el sistema ferroviario.

Al anunciar esta medida, el Ministerio de Transporte había argumentado que “las concesiones ferroviarias de cargas arrojan, al cabo de casi 30 años, un balance negativo en términos de estado de la infraestructura (velocidad y ramales perdidos)”.

todoprovincial.com