Quién era Guillermo Jara, el camionero asesinado en Daireaux por esquivar un piquete

Guillermo Andrés Jara tenía 45 años era un transportista oriundo de General Rodríguez. En el cruce de las rutas 65 y 86 se topó con un piquete sostenido por colegas en el marco de la protesta nacional por el faltante de gasoil. Luego de discutir decicidió continuar su marcha pero unos kilómetros más adelante tres de los manifestantes lo asesinaron de un piedrazo.

El camionero asesinado trabajaba como chofer para la empresa Transporte Segovia de General Rodríguez, empresa asociadada a la Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl).

Jara se topó con el piquete este lunes a las 17 horas a unos cinco kilómetros del acceso a la ciudad de Daireux. Viajaba rumbo a Bonifacio. 

Al menos tres de los manifestantes lo siguieron en una camioneta, lo sobrepasaron y luego retomaron en sentido contrario para arrojarle una piedra al parabrisas.

La roca rompió el parabrisas e impactó en la cara del chofer que quedó inconsciente y terminó volcando el camión. Fue rescatado por bomberos pero minutos después murió en el hospital municipal. La pericia determinó que la muerte se produjo por un “traumatismo grave de cráneo”.

Por el crimen permanecen detenidos Héctor Fabián Paredes, Federico Javier Fernández y Darío Javier Martín, transportistas autónomos oriundos de Daireaux.

La carta de la hermana de Guillermo Jara

“Necesito escribir, mientras viajamos para encontrarte y ver qué te paso. Ya no estás. Vamos a encontrarnos con lo que nos queda de vos…”, escribió su hermana Fernanda en las redes sociales para despedir a su hermano.

“Mientras viajamos ya van más de dos horas arriba del auto, todo se me viene a la cabeza. Desde chiquito sabías que ibas a ser camionero, era tu lugar en el mundo esos bichos de fierro gigantes (para mí) creo que manejabas camiones antes de venir a este mundo. Y es muy doloroso pensar que estuvo la intención de lastimarte, no se si de matarte, pero sí de hacerte daño. Y yo creo que vos sólo tenías ganas de seguir camino, y no sabemos exactamente qué pasó y entiendo de injusticias y de reclamos pero hoy en ese piquete algunos decidieron que valía más el piquete que tu vida”.

“Yo no parí hijos, pero fui y soy una segunda Madre de mis hermanos, un rol que no pedí, pero me tocó, a veces lo hice muy mal y otras algo mejor. Guille “el loco” fue el hijo/hermano más difícil. Siempre que lo pensé, entendía que tenía mucho dolor adentro y era tan duro que para que salga algo de su dolor era casi parecido a un milagro”, continuó.

Y describió cómo era Guillermo:“Se reía a carcajadas, hablaba a los gritos, era bastante bruto y demostraba cariño de una manera intensa. Seguimos en la ruta y parece que los km se extienden y nos aleja de él y aunque es metafórico es muy real, cuando lleguemos no va a estar a los gritos, no va estar riendo a carcajadas”.

“Me duele el alma. No entiendo. Hace unos días le decía a una amiga que elegía disfrutar, porque la vida se puede dar vuelta en un segundo y acá estoy con el corazón en la mano llorando y escribiendo para poder seguir, para que la ruta sea más corta, para que se me vaya el enojo, para que duela menos o simplemente para descargar todo lo que hay…”, continuó.

“También pienso en cuanto lo quieren, tiene amistades a montones. Quien lo conocía terminaba encariñado, el diría ‘Es que soy irresistible’. Te amo hermano”, finalizó en el escrito.

todoprovincial.com