Guillermo Moreno fue condenado a dos años de prisión en suspenso e inhabilitación por amenazas en la causa Papel Prensa

Guillermo Moreno, condenado a dos años de prisión en la causa Papel Prensa. Foto: Emmanuel Fernández

Es un veredicto del Tribunal Oral Federal 8. Había ido a una asamblea con casco y guantes de boxeo.

El ex secretario de Comercio Interior del gobierno de Cristina Kirchner Guillermo Moreno fue condenado este martes a dos años de prisión en suspenso y a seis meses de inhabilitación para ejercer cargos públicos por el delito de amenazas coactivas por haber llegado con guantes de boxeo y cascos a una asamblea a empresa Papel Prensa en 2010.

Los jueces Nicolás Toselli y Sabrina Namer, del Tribunal Oral Federal 8, condenaron al ex secretario de Comercio Interior, mientras que la magistrada Gabriela López Iñíguez votó la absolución. Moreno podrá apelar la condena para que sea revisada por la Cámara Federal de Casación Penal.

Hace tres meses Moreno empezó a ser juzgado por las amenazas y la "perturbación al ejercicio de funciones públicas" que cometió en la asamblea de accionistas del 2 de agosto de 2010 de la empresa Papel Prensa.

Guillermo Moreno, cuando saca los guantes en la asamblea de Papel Prensa en 2010.

Guillermo Moreno, cuando saca los guantes en la asamblea de Papel Prensa en 2010.

En esa ocasión, Moreno se presentó en el lugar con casco y guantes de boxeo y amenazó a los gritos a directivos y accionistas de la empresa fabricante de papel mientras trataban de llevar adelante la asamblea. El episodio quedó registrado en video y fue difundido por los medios de comunicación en ese momento.

El fiscal Marcelo Colombo había pedido que Moreno fuera condenado a dos años y cuatro meses de cárcel, y la querella pidió cuatro años.

El abogado defensor del ex secretario de Comercio, Alejandro Rúa, en el juicio señaló que Moreno no cometió el delito de amenazas porque no hubo consecuencias a futuro. Pero además, el letrado destacó que los cascos y los guantes se dio en un clima jocoso lejos de una situación de violencia real.

Guillermo Moreno condenado a dos años de prisión en suspenso por amenazas. Foto: Emmanuel Fernández

Guillermo Moreno condenado a dos años de prisión en suspenso por amenazas. Foto: Emmanuel Fernández

"Creo que la declaración indagatoria fue clara y pertinente y la exposición de mi abogado allanó el camino a una sabia decisión de ustedes. No tengo nada que agregar", fueron las últimas palabras de Moreno al tribunal.

Cómo fue la asamblea de Papel Prensa por la que Guillermo Moreno fue condenado

En la primea audiencia del juicio, se leyeron los requerimientos de acusación por los delitos de "perturbación al ejercicio de las funciones públicas y amenazas simples y coactiva". Moreno "amedrentó y alarmó a un grupo de personas que intervinieron o accionistas" y para ello "exhibió guantes de boxeo y casco, ordenó apagar las luces, obstruir la puerta y dijo que nadie podía salir y entrar", se leyó en la imputación.

 
 

En esa asamblea, el entonces Secretario de Comercio, que llegó al lugar en representación de las acciones que tiene en la compañía el Estado Nacional, advirtió que las diferencias se zanjarían "por la razón o por la fuerza", según la acusación leída en la primera audiencia del juicio oral.

Ese día debían debatir la elección de los miembros de la comisión fiscalizadora de la sociedad. "En ese momento, Jorge Osvaldo López propuso un cambio en la conformación del órgano, de modo tal que el Estado pasaría a tener representación minoritaria, con un único miembro titular y uno suplente", afirmó el juez federal Julián Ercolini en el procesamiento de 2017.

Esta propuesta generó un debate legal acerca de la normativa que regía en esa materia. Y los diferentes accionistas adoptaron posturas opuestas a la hora de definir si la adenda al contrato celebrado entre el Estado y Papel Prensa aprobada por el decreto 4561/73 se encontraba vigente o no. Ese decreto definía la manera en que debía conformarse la comisión fiscalizadora.

Moreno no estaba de acuerdo y según el juez Ercolini: "se dirigió a los presentes a los gritos con acusaciones a los accionistas privados de ejercer 'políticas oscurantistas'". No quiso que se votara.

Cuando la situación motivó que se decidiera pasar a un cuarto intermedio para conciliar, Moreno sacó un par de guantes de boxeo de una bolsa, depositó otros en el escritorio del presidente de la sociedad y les pidió a los presentes que eligieran entre los guantes y unos cascos tipo industrial que también había traído.

"¿Casco o guantes? Tengo casco y tengo guantes. ¿Qué quieren? Casco o guantes hay para elegir porque el juez dijo que nos tenemos que portar bien. La última vez dijo que no nos portamos bien, vino un gil tiró una trompada y se rompió el dedo. Entonces ahora para que no se rompan el dedo ¿casco o guantes? Tienen para elegir”, dijo Moreno en la asamblea del 12 de agosto de 2010 que fue grabada.

"Acá no se va a votar bajo ningún aspecto lo que quieren los accionistas del sector privado. Todos mis funcionarios, varones, a partir de este momento se bancan lo que tengan que bancarse. Acá no se vota", afirmó Moreno en la filmación de la asamblea que quedó registrada.

Clarín.