El secretario de Energía informó que podría quebrar el sistema energético

 

 

La crisis energética que atraviesa Argentina es múltiple: no están los dólares para pagar las importaciones del gasoil que se utiliza en las usinas termoeléctricas ni para abonar los barcos con Gas Natural Licuado (GNL) que en el invierno deberían entrar a los puertos bonaerenses de Escobar y Bahía Blanca

 

El secretario de Energía, Darío Martínez, advirtió que Argentina podría quedarse sin luz ni gas en los próximos quince días por los recortes presupuestarios de Martín Guzmán.

Se dio a conocer este jueves en medio del tratamiento del acuerdo con el FMI en la Cámara de Senadores. La misiva fue dirigida al ministro de Economía, pero con copia al presidente Alberto Fernández y al jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Martínez denuncia en la carta que Guzmán solo le giró el 21 por ciento de los fondos necesarios para cumplir con la importación de gas, necesario también para la generación de la energía eléctrica. En lugar de 309.802 millones de pesos, como se había solicitado, le envió 66.015 millones.

"No alcanzaría siquiera para cubrir el pago del Gas que importamos desde Bolivia, el Barco Metanero de GNL que adquirió IEASA para cubrir la falta de Gas que produce temporalmente una parada técnica de una planta de tratamiento planificada, y los 17 barcos de Gas Oíl que contrató CAMMESA para abastecer las Centrales Térmicas y sus depósitos que se encuentran en niveles mínimos, naves todas que ingresaran a puerto durante marzo; dejando absolutamente desfinanciado todo el resto las obligaciones de la Secretaría de Energía", aseguró la carta.

En la Secretaría de Energía tienen la previsión de que dentro de quince días podría comenzar a colapsar el sistema energético y esto se daría en el norte del país, que depende principalmente de la importación del gas de Bolivia porque no llegan los gasoductos. Esto derivaría luego en el colapso de las centrales eléctricas, ya que la generación de luz también depende del gas.

La crisis energética mundial es la primera de muchas en la era de la energía limpia

Anunciado mundialmente en octubre de 2021. En Argentina  la crisis se agrava aún más por falta de provision de gas, ante falta de pago.

 

Las próximas décadas podrían ser testigos de más periodos de inflación impulsada por la energía, escasez de combustible y pérdida de crecimiento económico, ya que el suministro de electricidad es vulnerable a las crisis.

El mundo está viviendo la primera gran crisis energética de la transición a la energía limpia. No será la última.

La escasez que sacude los mercados del gas natural y la electricidad, desde el Reino Unido hasta China, se produce justo cuando la demanda se recupera de la pandemia. Pero el planeta se ha enfrentado durante décadas a mercados energéticos volátiles y a restricciones de suministro. Lo que es diferente ahora es que las economías más ricas también están llevando a cabo una de las revisiones más ambiciosas de sus sistemas de energía desde los albores de la era eléctrica, sin una forma fácil de almacenar la energía generada a partir de fuentes renovables.

La transición a una energía más limpia está diseñada para que esos sistemas sean más resistentes, no menos. Pero el cambio real tardará décadas, durante las cuales el mundo seguirá dependiendo de los combustibles fósiles, aunque los principales productores estén cambiando ahora drásticamente sus estrategias de producción.

"Es un mensaje de advertencia sobre lo compleja que va a ser la transición energética", dijo Daniel Yergin, uno de los principales analistas energéticos del mundo y autor de El nuevo mapa: La energía, el clima y el choque de naciones.

En pleno cambio fundamental, el sistema energético mundial se ha vuelto sorprendentemente más frágil y más fácil de conmocionar.

Receta para la volatilidad

Veamos la agitación en Europa. Después de que un invierno más frío de lo normal agotara los inventarios de gas natural, los precios del gas y la electricidad se dispararon porque la demanda de las economías en recuperación aumentó demasiado rápido para que el suministro pudiera igualarse. Probablemente habría ocurrido algo similar si Covid-19 hubiera golpeado hace 20 años.

Pero ahora, el Reino Unido y Europa dependen de una combinación muy diferente de fuentes de energía. El carbón se ha reducido drásticamente, sustituido en muchos casos por gas de combustión más limpia. Pero el aumento de la demanda mundial este año ha hecho que el suministro de gas sea escaso. Al mismo tiempo, otras dos fuentes de energía -el viento y el agua- han tenido una producción inusualmente baja, gracias a la inesperada disminución de la velocidad del viento y a las escasas precipitaciones en zonas como Noruega.

En otras palabras: La tensión del mercado mundial del gas desencadenó la subida récord de los precios de la electricidad en Europa, y la transición la amplificó.

El dolor que está sufriendo Europa es una señal ominosa de los tipos de crisis que podrían afectar a otras partes del mundo. Aunque la energía solar y la eólica sean cada vez más abundantes y baratas, muchas partes del mundo seguirán dependiendo durante décadas del gas natural y otros combustibles fósiles como respaldo. Y sin embargo, el interés de los inversores y de las empresas por producir más de ellos está disminuyendo.

Esa es una buena receta para la volatilidad, escribió Nikos Tsafos, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en un análisis reciente.

"Definitivamente, estamos entrando en un sistema más vulnerable", dijo Tsafos, titular de la cátedra James R. Schlesinger de energía y geopolítica del centro, en una entrevista.

Para ser claros, la transición en sí misma -imperativa para el planeta- no ha provocado el estrangulamiento. Pero cualquier sistema grande y complejo puede volverse más frágil cuando sufre un cambio importante.

Demanda de energía

Todo esto ocurre en un momento en el que se prevé que el consumo de energía aumente un 60% para 2050, según BloombergNEF, a medida que el mundo vaya eliminando los combustibles fósiles y pase a utilizar coches, cocinas y sistemas de calefacción que funcionen con electricidad.

El continuo crecimiento económico y demográfico también impulsará el consumo. Y a medida que el mundo se adentra aún más en todo lo digital, esta mayor vulnerabilidad llegará en un momento en el que la gente necesita más que nunca una energía fiable.

El aumento de la demanda de electricidad, combinado con la volatilidad de los precios de los combustibles, significa que al mundo le esperan unas décadas difíciles. Las consecuencias irán probablemente desde períodos de inflación impulsada por la energía, que exacerbarán las desigualdades de ingresos, hasta la amenaza inminente de cortes de energía y la pérdida de crecimiento económico y producción.